El lenguaje de la democracia.- JUAN FRANCISCO FUENTES Y JAVIER FERNÁNDEZ SEBASTIÁN


Revista de Occidente 332

Es el primero de los dos artículos dedicados en este número 322 de Revista de Occidente al tema del lenguaje de la política, y concretamente de la democracia de hoy.

 

 

En este extenso e interesante artículo  los autores dan cuenta del empobrecimiento mostrado por el lenguaje político tras la caída del muro de Berlín, representado por unos abusos exclusivos de los prefijos considerados, hoy por hoy, la representación genuina del estado desarrollado.

 

 

El artículo expone en su primera parte un cuadro que da cuenta del estado de la cuestión: a saber, una relación de la terminología socio política acuñada en los 250 últimos años, en franjas de cincuenta años.

De dichos jubileos, el más prolífico en expresiones fue el primero del siglo XX, y el menos, precisamente el segundo de ellos, debido en gran parte al abuso de los prefijos ( post y neo), indicándose del empobrecimiento terminológico de la etapa de consolidación democrática. Finalmente analizan el término globalización, como término del debate posterior a la modernidad, y dan estatuto para el siglo XXI a las categorías de Tchackotine: el tránsito de la raciodemocracia, como democracia en que se primera fundamentalmente loas ideas, democracia de ideas, a la sensodemocracia, o democracia de los afectos, como sistema democrático en el que los argumentos dejan paso a las sugestiones, los convencimientos a los gestos y las ideas y proyectos basados en la lógica, a los delirios, las emociones  y los desengaños, personificados estos últimos en los casos de corrupción y las políticas de efectos (presidentes recibiendo a padres de niñas asesinadas, leyes para minorías económicamente poderosas, maquillaje retórico de los conceptos negativos, la tiranía de "lo políticamente correcto", etc., las penas, las alegrías trocadas en llantos desconsolados o en euforias desmesuradas exhibidas ante las cámaras, y la explotación miserable del capricho frente al deber.

 

 

Dejan claro que los medios de comunicación explotan en su propio beneficio lo visual de esta política de sensodemocracia, y queda por demostrar si esta dejará paso al totalitarismo amorfo de las democracias desideologizadas a favor de los estados donde la representatividad ha derivado en una superestructura en forma de gobierno de minorías especializadas en la pura gestión de las políticas.

El artículo se cierra con una muy aguda selección de reflexiones de los pensadores contemporáneos y no auguran un futuro halagüeño para las democracias, empeñadas en abusar de estas retóricas de efectos.

También hay que dejar claro que cuando este artículo se escribió y con bastante anterioridad a su publicación, el mundo se encontraba aún en el estado del pensamiento Alicia, en el país de las maravillas.

La crisis económica que está castigando estas democracias gestoras, ha de mostrar por donde se va a decantar esta retórica huera y peligrosa. Porque los nacionalismos utilizan la excusa de la lucha de la globalización para  superponer su discurso violento y excluyente; y las políticas basadas en la representatividad va perdiendo enteros, a favor de una demagogia partidista cada vez mejor vista, en términos de audiencia, por los medios de información, que son el canal privado usado por todos los políticos, ya convertidos en clase.

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Temas de pensamiento y reflexión.. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s